Qué hacer si el destino de tu viaje no te gusta

errores al viajar

A veces cuando se va de viaje el destino simplemente, desilusiona. No es que tengas altas expectativas tampoco, pero quizá no es lo que esperabas o simplemente tu estado de ánimo no te permite disfrutar todo lo que quisieras. No importa lo que hayas planeado con antelación, el número de horas que pasaste investigando el destino simplemente te hizo entender que sería de otro modo. Incluso los vídeos de Youtube te mostraron otra cosa… Te sientes decepcionado y estás en tu derecho de estarlo. 

No serás la primera ni la última persona en el mundo que se decepciona en el mundo por un viaje que no ha gustado. Pero el problema es que cuando llegas a tu destino y empiezas tu viaje, te puedes sentir molesto/a porque además, tendrás que soportar el viaje entero, sobre todo, si estás acompañado por otras personas a los que el viaje, sí les está gustando. Cada uno tiene sus propias perspectivas. 

Pero, si te ocurre esto… Independientemente del destino donde te encuentres, ¿qué es lo mejor que puedes hacer para que tu viaje no se convierta en una tortura?

Razones por las que un destino puede que te decepcione

No es lo que esperabas

Después de buscar por Internet e incluso de preguntar a personas que antes han visitado ese lugar, parecía que iba a ser un lugar idílico para pasar tus vacaciones en pareja, con amigos, en familia o en soledad. Pero no ha sido así. No se parece nada a lo que te habías imaginado y eso te hace sentir gravemente decepcionado/a. No es que tuvieras las expectativas demasiado altas, pero al menos esperabas poder disfrutar de una mínima parte de lo que te habías encontrado por la red. ¿Dónde están las personas simpáticas y los hoteles de buena calidad? ¿Dónde están las playas limpias o las rutas para hacer senderismo?

La gastronomía no es lo que parecía

En cada lugar la gastronomía puede ser totalmente diferente e incluso, que no se parezca en nada a lo que estás acostumbrado. Además, si eres una persona que tiene el estómago algo delicado, es probable que sientas que la comida del lugar donde estás está en tu contra. Deberás buscar alimentación que encaje contigo y eso te puede suponer tiempo y dinero extra que no pensabas que debías gastar. 

errores al viajar

Tu alojamiento es decepcionante

Igual que ocurrió con tus expectativas con el lugar, lo mismo ha ocurrido con tu alojamiento. En la web del lugar donde te alojas habían unas fotografías que nada tienen que ver con la realidad. Esto te hará tener que pasar por el mal trago que pasar por recepción y poner una hoja de reclamaciones.

La humedad te hace estar mal

Un poco de humedad quizá no siente mal a nadie, pero cuando la humedad es demasiado… Lo pasarás mal y solo querrás marcharte. Es importante que antes de ir a un lugar de visita te fijes en el tiempo que hará y sobre todo, en cómo es el clima de forma habitual. Sobre todo si eres una persona que sufre problemas respiratorios o cualquier otro tipo de condición médica que debas valorar. 

Los olores

El olor es diferente en cada lugar, y también dependerá de las personas que hayan a tu alrededor o de si hay mucha o poca contaminación en el ambiente. Puedes oler la humedad de las calles, el olor de excrementos de los perros o de la orina de los transeúntes incívicos.

La sociedad del lugar

Es posible que te encuentres con vendedores con técnicas agresivas que te hagan sentirte incómodo/a. O incluso que las personas que te encuentres no sean agradables y te hagan querer marcharte y no comunicarte con nadie. O quizá te des cuenta que esa sociedad no cuida sus calles ni sus lugares y veas el pavimento irregular, las calles sucias, zonas resbaladizas y peligrosas, poca o nula seguridad en sus calles, conductores temerarios sin consecuencias legales, personas que atacan a otras como algo normal, etc.

errores al viajar

Qué hacer si no te gusta el destino de tu viaje

Aprender del viaje

Como con cualquier otro error que te encuentres en la vida, cada circunstancia o experiencia que vivas, ya sea positiva o negativa te debe transmitir buenos aprendizajes. Si hay cosas que no te han gustado, son cosas que sabes que no debes repetir en tu vida. Tus experiencias son muy valiosas y aquello que no te gusta se debe quedar fuera. Si no te gusta el lugar, simplemente, no vuelvas.

Mientras estás en tu viaje…

Si no te gusta el hotel intenta cambiarte de lugar, si no es posible, llévalo lo mejor que puedas. Pero si realmente estás mal, no pienses en el dinero gastado, piensa en el dinero invertido si te cambias de hotel. Incluso, si no te encuentras nada a gusto o incluso piensas que tu seguridad física puede estar en peligro, entonces no esperes más y busca un vuelo para cambiar tu lugar de viaje o vuelve a casa. No estés más tiempo en un lugar que te hace sentir mal o pensar que quizá estés en peligro. 

 

Piensa si realmente no te gusta el lugar

¿Cuál es la razón exacta no te gusta donde estás? ¿Es peligroso? ¿Antihigiénico? ¿O estás siendo irracional y de mente cerrada? Dependiendo de la razón por la que encuentras tu destino intolerable quizá te des cuenta de que no es para tanto y que quizá, hasta puedas disfrutar de los días que te quedan en el lugar.

Busca alternativas cerca

A veces, si se trata de su hotel o un hostal desagradable, es posible que puedas encontrar habitaciones de precio similar a uno o dos barrios de distancia… El ambiente suele ser drásticamente diferente y puede serlo en el buen sentido. Si no te gusta la ciudad, prueba la siguiente ciudad o la anterior. Por lo general, el tren o el transporte público no es muy caro y puede marcar una gran diferencia en tu viaje, aunque también puedes irte a otra región con buenas referencias.

Lo ideal es que encuentres lugares que puedas tolerar y sobre todo, disfrutar. Pero si te sientes demasiado agobiado/a con la situación, entonces vuelve a casa. Tu felicidad, el dinero y el tiempo mejor gastado es encontrando un lugar donde estés mejor.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *