Granada es rica en historia y tiene una arquitectura espectacular. Siempre ha sido una ciudad en una encrucijada, donde la cultura y las ideas del norte de África y Europa chocan. La ciudad todavía está fuertemente influenciada por sus raíces moriscas y si visitas podrás oler en sus calles las narguileras, cuscús y el incienso donde quiera que vayas. Sin lugar a dudas Granada es una ciudad mágica.

Si visitas Granada no puedes dejar de ir a la Alhambra, montar en bicicleta por los alrededores de la ciudad y disfrutar de las carreteras rurales que hay en las poblaciones cercanas a la ciudad. Podrás disfrutar de muchos museos, monumentos, estatuas y una gastronomía envidiable.

No tener dinero es la causa más común que sufren las personas que quieren recorrer el mundo pero no lo hacen por falta de presupuesto. Es un problema realmente, porque te hace sentir estancado en tus viajes, pero se puede solucionar con un poco de creatividad. Y es que la realidad, es que no necesitas ser rico para viajar.

No tienes que ser rico

Puedes ahorrar lo suficiente como para viajar por el mundo, ¿sabes cómo? Haciendo que este ahorro se convierta en una prioridad para ti. Aparta un poco de tu sueldo a fin de mes (como si no lo tuvieras) y lo metes en una pequeña hucha para que cuando llegue el momento del viaje, puedas tener una parte ahorrada para tu destino, o si tienes suerte que no te haga falta reunir más dinero porque has ahorrado todo lo necesario.

Categorías: Turismo, Viajes

Los vuelos cuando son de demasiadas horas puede incomodar a los viajares inexpertos. Son demasiadas horas sentados y puede que el cuerpo y la mente se resientan. Los vuelos largos pueden hacerse muy pesados, incluso puedes sentir que estás perdiendo tu tiempo y encima no siempre te encuentras bien.

Pueden aparecer las náuseas, el estrés por los bebés que lloran, el hambre o intentar dormir sin conseguirlo. Pero un vuelo largo no tiene que ser sinónimo de sufrimiento. Cuando necesites hacer un viaje de larga distancia, también puedes sentarte, relajarte y aprovechar esas horas al máximo.

Categorías: Viajes

Es posible que hayas parado tu ritmo de viajes porque creas que viajar con un bebé (o varios) puede ser complicado. Es cierto, es diferente porque pueden haber algunos obstáculos sobre todo cuando viajas con tu bebé por primera vez. Es posible que ahoyas preguntado a familiares y amigos cómo es eso de viajar con un bebé, pero esto puede liarte aún más porque cada uno tendrá una opinión diferente y no te aclararás sobre lo que es correcto o incorrecto cuando se trata de viajar con un bebé.

Por eso, a continuación vas a descubrir si es o no posible, ya que lo que realmente importa es que encuentres la forma de que te funcione bien a ti y a tu bebé. No tienes que olvidarte de viajar por tener un bebé, puedes hacerlo, pero con algunos matices.

Existen innumerables sitios web donde te dicen cómo puedes mejorar tu vida. Podcasts que te hablan de cómo desarrollarte personalmente o conferencias masivas dónde en teoría, te dan las claves para poder mejorar tu vida… Aunque claro, ahora, este artículo no es una excepción, pero te podemos asegurar  que todos queremos convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos y que hay una forma que sí te ayudará a hacerlo: viajar.

Viajar te ayudará a transformarte en la persona que siempre has querido ser, podrás ampliar tus conocimientos en todos los ámbitos, verás la vida de diferentes formas porque las culturas que conozcas ampliarán tus horizontes. La vida será diferente y te sentirás muy bien porque al fin y al cabo, la vida está llena de experiencias que te hacen ser quien eres, ¿o no?