Hotel Albarracín Doña Blanca, Teruel

El hotel Albarracín Doña Blanca es un estupendo hotel con encanto en la Comunidad Autónoma de Aragón, un rincón mágico cuyo nombre proviene de una leyenda, lo que puede convertirse en una de las razones para que elijamos este hotel en Teruel que se convertirá en una estupenda alternativa de alojamiento para pasar nuestras vacaciones.

Además este establecimiento hotelero de tres estrellas está regentado por la familia decana de la hostelería de esta ciudad aragonesa, la cual se remonta a principios del siglo XX y con una gran experiencia en su haber y muchas soluciones de futuro.

El hotel es un espacio ideal en la histórica y monumental ciudad de Albarracín, donde en todo momento nos sentiremos mimados y atendidos como en ningún otro lugar, algo que agradeceremos desde el primer momento en el que lleguemos a este alojamiento tan especial.

Cuenta con un amplio aparcamiento privado en la misma puerta del hotel, controlado por cámara de seguridad y barrera de control de acceso, gratuito para todos los clientes y para que no tengamos que preocuparnos de dónde aparcar o de no tener que ir cargando mucha distancia con las maletas, pararemos el coche frente al hotel y ya estaremos en el hall de entrada, toda una comodidad.

El hotel cuenta con una serie de servicios muy acordes con hoteles de más categoría, lo que demuestra la buena elección de este hotel. Ascensor, acceso a Internet por cable o mediante Wi-Fi, aparcamiento, servicio de información turística, limpieza diaria, admisión de perro lazarillo, servicio de recepción con gran horario, prensa y un largo etcétera.

Cuenta con cuatro habitaciones estándar y dieciséis habitaciones superiores, todas ellas dotadas de caja de seguridad digital, minibar, televisión con antena parabólica, radio independiente, teléfono, servicio despertador, calefacción independiente, terraza privada con mesa y dos sillas, acceso a Internet mediante Wi-Fi en todas las habitaciones, armario con espejo de cuerpo entero, cunas disponibles bajo petición así como camas supletorias y un altísimo nivel de insonorización cada una.

Además si lo requerimos siempre podremos tomar el desayuno en la habitación o en la terraza si hace buen día y nos servirán zumo de naranja, café, leche, dos tipos de pan tostado, mantequilla, mermelada, embutido de degustación y diferente bollería estuchada individualmente, lo que nos dará las energías necesarias para comenzar el día con toda la fuerza posible, todo esto con una relación calidad precio a prueba. ¿Te animas a descubrirlo?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *