Hotel Gran Versalles, Madrid

En pleno centro de Madrid se encuentra el hotel Gran Versalles, justo al lado de las plazas de Alonso Martínez y Colón, además de estar a escasos metros de uno de los barrios que más han cambiado en Madrid en los últimos años, Chueca. Desde aquí podremos ir paseando tranquilamente durante diez minutos hasta Gran Vía o la calle Serrano o bien tomar el metro en Alonso Martínez para movernos por toda la ciudad en unos minutos.

El barrio donde se encuentra enclavado este hotel de cuatro estrellas es uno de los históricos de la capital española y que ahora son conocidos por su dinamismo y su gran oferta, especialmente de ocio y tiendas de moda, lo que da al hotel una ubicación completamente privilegiada.

Es un hotel clásico dotado de toda la infraestructura necesaria para brindarnos un total confort durante nuestra estancia, con un amplio hall de bienvenida, luz natural proveniente de un patio inglés, lugar donde podremos degustar un café o un cocktail con total tranquilidad mientras admiramos una pequeña muestra de arte renacentista o trabajar con la conexión Wi-Fi gratuita que nos brinda.

Cuenta con un formidable equipo humano que nos ayudará en todo lo que necesitemos para proporcionarnos la mejor estancia en la ciudad, a lo que hay que sumar la dotación del hotel, compuesta por servicio de recepción 24 horas, áreas comunes con aire acondicionado, 145 habitaciones, equipo audiovisual, bar/salón lounge, desayuno, centro empresarial, servicios de oficina, cafetería, servicio de catering, conserjería, check-in rápido, salas de reuniones, servicio de lavandería y tintorería, Internet inalámbrico, asistencia médica, pequeñas salas de reuniones, parking, personal multilingüe, restaurante, servicio de habitaciones, paraguas y uso de gimnasio concertado.

Las habitaciones cuentan con conexión a Internet inalámbrica totalmente gratis, teléfono directo, caja fuerte, baño completo equipado con ducha y bañera combinadas con cabezal de ducha manual, bidé, secador de pelo y amenities exclusivos, minibar, aire acondicionado, atención de bienvenida, plancha para pantalones, cortinas oscuras, contestador, servicio despertador, toallas y juegos de cama extra, guardería previo pago, televisión con canales vía satélite, ventana que se abre, escritorio, cunas disponibles y se aceptan fumadores.

Un hotel que por su categoría no cuenta con unos precios demasiado altos, lo que convierte a este alojamiento en otro de los muchos establecimientos a tener en cuenta cuando tengamos que ir a Madrid, tanto si es por motivos laborales como si es por puro placer, solos o acompañados, sin duda esta es una buena elección.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *