Hotel Real de Santander

Si eres de los que sabe lo que quiere a la hora de alojarse en un hotel y no te importa pagar más por tener la más alta calidad en todos y cada uno de los servicios, te recomendamos el Hotel Real de Santander, un impresionante edificio construido en 1917 ubicado sobre una colina desde la que se domina la bahía de Santander que está rodeada con su propio parque.

Se encuentra en la mejor y más tranquila zona residencial de la ciudad, entre el propio centro de la misma y el Sardinero. A pocos minutos encontraremos lugares tan emblemáticos como las playas, el Casino, el Palacio de la Magdalena o los Palacios de Festivales, Congresos y Exposiciones entre otros.

El hotel ha sido completamente renovado y cuanta con todo lo que podamos necesitar durante nuestra estancia, haciendo especial hincapié en su centro de talasoterapia para nuestro relax y cuidado personal. Este centro destacan sus materiales como acero inoxidable, plástico, cristal, mármol y maderas nobles, consiguiendo un ambiente original que juega en todo momento con el espacio y la luz.

En este lugar nos podremos cuidar al máximo en su espacio hidromarino, cabinas para tratamientos, gimnasio, tienda… todo ello habilitado en los más de 1.400m² que antaño eran las antiguas cocheras y donde hoy en día sorprenden con este espacio íntimo y acogedor, siempre rodeado de olores y sensaciones que nos llevan hasta un mar de completa tranquilidad.

Entre los servicios del hotel destaca su alquiler de coches, servicio de alquiler de ordenador, aceptan animales, bar, business center, cafetería, servicio de cambio de moneda, conserje, cuna, detectores de humos, facilidades para personas con problemas de movilidad reducida, gimnasio, habitaciones comunicadas, jacuzzi, jardín, parking propio, piscina climatizada, sauna, servicio de canguro, servicio despertador, servicio de fax y fotocopias, servicio de habitaciones, consigna para el equipaje, acceso gratuito a Internet mediante Wi-Fi y unas estupendas vistas de la ciudad.

Las habitaciones cuentan con adaptadores de voltaje, alarma anti incendio, balcón, baño completo con bañera, ducha, bidet, espejo de aumento, secador de pelo y teléfono, camas de diferentes tamaños que van desde la individual o twin hasta la Queen o King Size, caja fuerte, control de temperatura, mesa de trabajo, televisión con canales internacionales gracias a la antena parabólica, radio y minibar entre otros.

De este estupendo hotel también destaca el restaurante, un rincón que cuenta con techos altos, unas vistas increíbles y donde se conjugan colores, luz y clase con los platos más elaborados para que nuestro paladar también disfrute de todo lo que este restaurante y este hotel nos pueden ofrecer en cualquier momento.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *