Mano dura con el turismo de borrachera en Lloret de Mar

Son muchas las quejas y contratiempos los que están ocurriendo en la localidad catalana de Lloret de Mar con el conocido turismo de borrachera, pero parece que esto va a acabarse porque desde el Ayuntamiento de la localidad van a intentar poner remedio con expexientes sancionadores y firmeza para hacer frente al “todo incluido”, pero no el de los hoteles, sino el de los bares.

Desde el consistorio han puesto todo su empeño en que lo que sucedió el pasado año donde turistas extranjeros se enfrentaron a la policía, provocando importantes disturbios y causando una mala imagen del turismo de este destino.

Jordi Orobitg, concejal de Comercio, Promoción y Turismo, asegura que el Ayuntamiento ha hecho todo lo posible para revertir los tópicos de turismo de borrachera que se asocia a la ciudad. Para este año se estrena una nueva ordenanza de civismo donde se fijan multas de hasta 3000 euros.

Según explicó el concejal: “por ahora podemos respirar tranquilos, pero este mes será clave para hacer balance de cara a septiembre. Para evitar nuevos enfrentamientos, la Policía Local ha reforzado la vigilancia en la avenida más conflictiva y se han prohibido las rutas de bares. También se ha hecho hincapié en la limpieza de la vía pública y están multando con sanciones de 750 euros a cualquier local que reparta “flyers” o folletos informativos sobre sus fiestas en la calle”.

Vía: LaRazón


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *