Monumentos de Zaragoza

Basílica de la Virgen del PilarHablar de Zaragoza, en términos de patrimonio monumental, es hacerlo necesaria y directamente comenzando por la Basílica de Nuestra Señora del Pilar. Templo de peregrinaciones, este inmenso santuario en honor a la Virgen del Pilar se sitúa sobre un edificio, de estilo barroco, que comenzó a construirse en el siglo XVII, y cuyo frontispicio data del neoclásico. Su interior, de gran valor patrimonial, contiene frescos de Goya, así como una interesante y rica muestra de arte sacro.

Por otro lado, y regentando el segundo puesto en cuanto a belleza, destaca el Monumento a los sitios de Zaragoza. Esta mole, de más de 19 metros de altitud, es obra de Querol i Subirats, escultor tarraconense, y fue inaugurado por Alfonso XIII en 1908. Realizado en piedra y bronce esta pieza monumental simboliza el sentimiento patriota de muy diversas formas, a través de las diferentes figuras e iconografía representadas. Aparecen, entre otras, las figuras del General Palafox, Agustina de Aragón y la Virgen del Pilar. Así también se hace referencia a las necesidades y dificultades acontencidas por la guerra en una escena con la Puerta del Convento de Sta. Isabel como protagonista y se representan claramente atributos a la gloria, la fe y el patriotismo con simbolos como el laurel, el cardo o la flor pasionaria.

Por otro lado tenemos el Puente de piedra que se encuentra sobre el río Ebro, una construcción que data del siglo XV y cuyo origen se remonta a la necesidad de proteger la ciudad de las constantes crecidas del río. Ha sufrido diversas modificaciones hasta presentar el aspecto que hoy le conocemos.

Portada de la Catedral de la Seo

Entre la avenida de César Augusto y Hernán Cortes encontramos la Puerta del Carmen, uno de los antiguos accesos a la ciudad, hoy en día muy deteriorada, principalmente por los asedios y ataques sufridos en la Guerra de la Independencia. Su estructura es sencilla, un arco romano flanqueado por otros dos más pequeños, a cada lado, construidos en piedra.

La Catedral de la Seo (Catedral del Salvador) es un maravilloso edificio de estilo gótico que se alza sobre lo que fue, en sus inicios, un templo romano y posteriormente una mezquita musulmana. Las ampliaciones que ha ido sufriendo siglos después le han permitido fijar la apariencia que presenta en la actualidad, con reminiscencias barrocas. Su interior está claramente dividido en varias estancias, con sendas capillas. Son destacables el Sepulcro de Don Lope y el Museo de tapices que alberga en su interior.

El Palacio de la Aljafería es una excelente, y magníficamente conservada, huella de la arquitectura musulmana de los Taifas, pequeños reinos en los que se dividía el Califato. Este Palacio fue residencia del rey de la Taifa de Saraqusta, Al-Muqtadir y, posteriormente, morada de monarcas de Aragón. Fue sufriendo añadidos arquitectónicos, como la realizada por orden de los Reyes Católicos, de inclinación mudéjar y extraordinaria belleza.

Palacio de la Alfajería en ZaragozaDestacan, en Zaragoza, otros Palacios dignos de mención y visita como el Palacio de la Audiencia, perteneciente a los Condes de Morata, el Palacio de Argillo, en cuyo interior se ubica el Museo Pablo Gargallo, y que presenta claramente diferenciados, en su construcción, elementos góticos y renacentistas.  Por último, el Torreón de Zuda es el vestigio de lo que fue el  Palacio de los Gobernadores musulmanes en Aragón.