Monumentos de Córdoba

Verdadero emblema de la ciudad, la Mezquita Catedral constituye uno de los legados históricos más hermosos de cuantos podamos conocer en todo el mundo. Construida sobre la antigua basílica de San Vicente mártir, se erige como un claro ejemplo  de convivencia de culturas y religiones muy importante, ya que consiguió que cristianos y musulmanes compartieran espacio de oraciones y culto. De arquitectura en donde quedan claramente diferenciadas distintas estancias, destaca uno de los espacios interiores, donde aproximadamente 1300 columnas crean un fascinante efecto colorista.

Mezquita Catedral en CórdobaCuriosamente, su mihrab no está orientado a la Meca, como sí sucede en las demás mezquitas del mundo, hecho provocado por la situación del río Guadalquivir, cuya proximidad hacía inviable extender la construcción hacia el sur.

En el interior de la catedral, justo en su Capilla mayor, podemos encontrar la poderosa imagen en mármol blanco, obra del artista escultor marsellés Juan Miguel Verdiguier, de un buey que, según cuenta una arraigada leyenda popular, fue el encargado de transportar todas las columnas necesarias para la construcción de la Mezquita y que justo cuando terminó de descargar la última murió reventado por el esfuerzo. Junto a la escultura del animal podemos encontrar, además, un águila que, según reza igualmente el saber popular, descendió para comer las entrañas del buey.

En Córdoba es posible seguir encontrando bellezas arquitectónicas, tal es el caso del Alcázar de los Reyes Cristianos, en el Campo Santo de los Mártires, un sólido palacio de origen romano, visigodo y árabe, antaño palacio Califal. Destacan sus cuatro torres y sus hermosos patios, en donde la riqueza floral y el despertar de los sentidos gracias al borboteo del agua dan paso a la belleza monumental del Salón de los Mosaicos y bajo este los baños árabes.

La Sinagoga, sita en la Calle Judíos, es una de las mejor conservadas de toda España y único templo de estas características de toda Andalucía. Así también, el Puente Romano, permite la travesía del río Guadalquivir por encima de 16 arcos y una estructura recientemente remodelada y que ha generado el malestar de muchos de los cordobeses.

Puente Romano en Córdoba

Por otro lado, la Torre de la Malmuerta (también llamada torre de la mala muerte) constituye otras de las tantas leyendas que envuelven a la ciudad de Córdoba. Ubicada en el centro de la ciudad, se dice que en su interior murió una joven encerrada por su celoso marido que temía que en su ausencia fuera engañado por la muchacha.

Templo Romano en Córdoba

El templo romano mejor conservado, y hasta ahora único resto arqueológico de esta época se encuentra junto al edificio del ayuntamiento. Aunque en la zona puede admirarse gran parte de su estructura, muchos de sus restos se encuentran en el Museo arqueológico o repartidas por algunas zonas de la ciudad.

Ocupando parte de la estancia del Alcázar encontramos un espacio arquitectónico de gran belleza y simbolismo, las Caballerizas reales, en cuyas estancias fueron criados auténticos ejemplares del caballo árabe y andaluz.

Medina Azahara en CórdobaOtro de los lugares que, sin duda, fascinará al visitante, es la incursión turística a la ciudad de Medinat al-Zahara. La historia cuenta que se trató del regalo del Califa Abd al-Rahman a su favorita, Azahara, esta teoría convive con otros estudios en clara contraposición a la postura romántica y novelera tan arraigada.

Otros monumentos dignos de contemplación son la Capilla de San Bartolomé, en el interior de la Facultad de filosofía y letras, los Mausoleos Romanos, perfectamente conservados,  el Alminar de San Juan (en la Pza. de S. Juan) o el Monasterio San Jerónimo de Valparaiso, junto a la ciudad de Medinat al-Zahara, de imponente belleza y simbolismo del estilo gótico,  con reminiscencias  barrocas y renacentistas.