Qué y dónde comer en Córdoba

Gastronómicamente hablando, puede decirse que Córdoba tiene sus propias rutas. El viajero encontrará numerosas y variadas propuestas, destinadas a cualquier paladar, de las que guardará grato recuerdo siempre. Ni que decir tiene que es indispensable “perderse” por la Judería a probar las típicas tapas acompañadas de una buena cerveza o vino: carne con tomate, boquerones en vinagre, bacalao, salmorejo, … La riqueza en un aceite de extraordinaria calidad obra el milagro de otorgar a cualquier plato un sabor único y exquisito, una joya para el paladar.

En cualquier taberna o restaurante típico, con tu bebida, para ir abriendo boca, te servirán un plato con una buenas aceitunas aliñadas de la tierra o unas crujientes almendras tostadas.

samorejo

Si hay algo típico en esta ciudad Califal es el salmorejo, una crema fría compuesta por vegetales (tomate y ajo, principalmente), pan, agua, aceite de oliva de la tierra, sal y vinagre. Este plato admite variantes, hay quien también añade pimiento verde a la mezcla, además, la terminación del mismo, el modo en como se muestra al comensal, es toda una demostración de originalidad por parte del cocinero, y cada restaurante tiene su método, aunque lo habitual es servirlo acompañado de taquitos de jamón serrano y huevo duro, o bacalao desmigado, pero siempre regado con un chorro de aceite de oliva virgen extra.  Se trata de un plato que figura siempre en la carta de cualquier restaurante Cordobés, sin embargo es en verano cuando parece de “obligada” degustación y deleite. Y si vas invitado a cualquier casa cordobesa no será extraño que te sirvan, como entrante, este tradicional alimento que, en algunas ocasiones, se toma como plato único.

Por otro lado, también tenemos que mencionar otro producto autóctono: el flamenquín. Se trata de un rollo de carne (lomo de cerdo o escalope de ternera, principalmente) que se rellena de jamón serrano o york, según el gusto, y de tiras de pimiento asado, que se sirve frito, tras ser rebozado en huevo batido y pan rallado. Suele acompañarse de patatas fritas y mahonesa. Al respecto del flamenquín existen restaurantes que “compiten” por servir el de mayor tamaño, existe constancia de tascas que lo preparan de 40/50 cms de longitud, si te das una vuelta por la zona del “mercado del marrubial” darás debida cuenta de un buen ejemplar. Tanto si tienes buen “saque” como si eres de poco comer, en cualquier restaurante podrás pedirlo a tu gusto. Como en todo, el mimo en su elaboración, la calidad de su carne, el grado de fritura exacto y la cocción interior condicionan su sabor, así que no es menos cierto que en Córdoba existen determinados Bares y restaurantes donde podrás degustar los mejores flamenquines de la ciudad, tal es el caso de La Posada del Bacalao, La Cigala del Sur (de ambiente familiar y atento servicio) o Los Romerillos,  este último ofrece típica cocina casera a precios realmente “Low Cost”.

No puedes irte de Córdoba sin probar su exquisito Rabo de toro y la carne de monte, entre la que se encuentra la de venado, jabalí, corzo, conejo y perdiz, algo que, sin duda, probarás con placer en los Rtes. El churrasco, El Burlaero, Bodegas Campos  y El Caballo Rojo.

asados de carne en Córdoba

Para tapear ningún lugar mejor que Casa Pepe de la Judería, y sobra mencionar que no dejes de “regar” tus degustaciones con vinos de la tierra que, sin duda, en estos establecimientos te recomendarán debidamente, todos ellos procedentes de la denominación de origen Montilla-Moriles.

La propuesta culinaria prosigue con los Boquerones en vinagre, un plato típico que se toma como una tapa y que en algunos bares te servirán de forma gratuita al mediodía, acompañando a una refrescante y espumosa cerveza, también de la tierra.

Las altas temperaturas veraniegas (de media 42º) hacen imposible servir determinados platos con ingredientes como el huevo, por ello, en Córdoba no es extraño encontrarte con mahonesa artesana realizada con leche, cuyo sabor para nada tiene que envidiar a la típica salsa de aceite y huevo.

Pastel Cordobés

Los postres tienen en el Pastelón Cordobés, también llamado manolete, a su máximo exponente, una torta de hojaldre horneada rellena de cabello de ángel  y que puede comprarse por raciones o por piezas, así también los pestiños. En Córdoba los degustarás en cualquier pastelería, y en los establecimientos especializados en pastelería artesana y tradicional, como la Confitería Serrano o en las Pastelerías Hermanos Roldan, ambas firmas muy arraigadas en plaza, con gran tradición y vocación pastelera y con diversos establecimientos distribuidos por toda la ciudad, principalmente en el centro.

Otras rutas gastronómicas en Córdoba.

Puede que no te apetezca probar única y exclusivamente cocina autóctona y que lo que te interese sea probar otros sabores dentro del entorno mágico de esta ciudad, no hay problema, Córdoba esconde pequeños rincones culinarios, no todos ellos suficientemente conocidos, que enriquecen y hacen muy variada su oferta de restauración.

Cercano al centro tienes el Rte. Amaltea (Ronda de Isasa, 10, teléfono de reservas 957  49 19 68), especializado en cocina vegetariana de productos ecológicos y de producción biológica. Buen ambiente acompañado de música de estilo Jazz.

En el Barrio de El Brillante tienes un pequeño restaurante, el Añil (teléf. 957 27 79 07), especialista en cocina vasca, en un entorno privilegiado. Puedes cenar al aire libre, en verano, en su terraza-jardín.

La Cantina La Guadalupana del Norte (telf. 957 27 36 23) te ofrece típica cocina tradicional mejicana y coctelería caribeña y latinoamericana.

En pleno centro de la Judería tienes la Tetería Hammam (Telf. 957 48 28 91), que además, es restaurante de comida árabe. Un especial lugar para dejarse llevar por lo aromas y sabores del pueblo de Al-Andalus en un entorno único y privilegiado. Las comidas se sirven amenizadas por bailarinas que ejecutan la danza del vientre.

Danza comedor Tetería Hammam

En el Restaurante-Asador El choto (Telf. 957 76 01 15) degustarás únicamente la comida al estilo de Segovia, por tanto su especialidad gira en torno a las carnes de lechal, cochinillo y carnes rojas.

En pleno centro, y en la zona de ocio de la ciudad (vial Norte), tienes el restaurante de comida asiática “Confucio”. Este establecimiento ha sabido llegar al público cordobés ofreciendo un novedosa manera de presentar sus platos, ya que estos llegan al comensal a través de unos carriles, o cinta transportadora, habilitada para ello. En su planta baja el servicio de comidas es de buffet, y a través de esta cinta van apareciendo los platos de forma continuada. Una gran extensión de cinta transportadora,  situada en la proximidad de cada una de las mesas del salón, hace posible que los platos puedan llegar a cada comensal sin necesidad de levantarse de su asiento. El precio del buffet  es de 7,50 euros por persona, incluso existen promociones por las que puedes comer, sin límite, por 5,50 euros. Ahora entenderás el por qué goza de tanta popularidad en la ciudad, hay días en los que no quedan mesas libres, aun no siendo fin de semana, ya que suele ser el lugar escogido para los almuerzos de muchos/as trabajadores/as de la zona.